14 ago. 2008

ALGO SOBRE "LAS TRES HERMANAS"

Debo advertir que el siguiente texto se basa en “me gustó, no me gustó, me gustó porque está bien hecha, me gustó pero está muy mal hecha; o, no me gustó pero está bien hecha”. Esta última consigna de crítica –que descaradamente plagie a Chejov en cuanto se refirió a los criticones- puede resumir la puesta en escena de Luciano Suardi sobre las “Tres Hermanas”.
Para 1901, “Las tres hermanas” ya fue escrita por Anton Chejov y representada bajo la dirección de Constantin Stanislavsky. En un resumen rápido, frío y superficial, de esta obra de cuatro actos, donde Chejov expone una atmósfera sombría y fría en tono de comedia, podemos señalar que presenta la vida de los Prozorov; una familia aristocrática y culta que aparenta estar obligada a permanecer en un pueblo, y añorar la lejana imagen de una Moscú que está idealizada en el recuerdo.
Podemos deir que en rasgos generales el espectáculo de “Las Tres hermanas” respeta la mayoría de la traducción de los parlamentos, como la totalidad de los personajes y la estructura de la obra. Esta propuesta escénica de Suardi presenta por medio de los personajes y la situación: el hastío, la búsqueda insistente de la felicidad, la nostalgia por mejores años vividos en familia.

Está muy bien hecha, realmente es un trabajo profesional pero:

El “mundo”, “la ficción” desciende con la propuesta de la escenografía y la elección de las actrices. Ya que cohiben la convención teatral que el público tiene al ver un espectáculo. En este punto pedimos un poco de ayuda a los responsables; ya que sabemos que es una sala de teatro y que estamos viendo una ficción; pero, por cada vez que hay un cambio de escena y un cambio de acto cortan con ese imaginario y con esa convención, entonces ¿para qué disimular los objetos, la escenografía, la utileria, las actrices con una propuesta realistas si ellos mismos nos van a hacer aparecer la sala de teatro? Sólo pedimos que los código del mundo creado en la representación sean respetados por los mismos hacedores. Todo esto provoca que los espacios, la atmósfera y los climas desaparezcan abruptamente transformándose en algo esbozado.

Al intentar romper con el imaginario propuesto por Chejov, para algunos de los espectadores, el director puede confundirnos o lograr la duda en la información del propio personaje, por lo tanto crea un ruido en el proceso de comunicación, y la magia se vuelve un truco: El hecho que las actrices que representan a las hermanas Prozorov sobresalga por su apariencia física y de edad nos hace pensar que tuvieran otro lazo de parentezco entre ellas. No critico la actuación, sólo la elección de las actrices en cuanto apariencia física, ¿o tal vez al equipo de maquillaje?

Las actuaciones son muy buenas, muy profesionales, pero les faltaba energía. Sí, hacían que transitaban el texto, pero se olvidaban comunicarlo al espectador. ¿Ya que la propuesta está dirigida a una “situación creíble, verosimil” -es decir, lo que estamos viendo es real y no una mentira con verdad ficcional- por qué sólo los actores tienen el derecho de recorrer lo que sucede a los personajes? Recordamos que la obra de Suardi es una oferta que mantiene la mayoría del texto, y a la vez es una versión libre. En ese sentido, rescatamos la propuesta de actuación “realista” pero no como una estética sino como herramienta planteada para trabajar las diferentes situaciones. Siguiendo con este registro de actuación, el actor debe saber que cuando está en escena personifica a alguien cuyos rasgos y caractrísticas son propias y ajenas a él, pero debe transmitirlo al público para transformarlo en espectador. O así lo entiendo con la propuesta en las tres hermanas.

No hay comentarios: