8 jul. 2013

NADA DEL AMOR ME PRODUCE ENVIDIA

Entre el ángel y la señora está la voz del detalle


Una costurera de barrio confecciona un vestido que se disputan Libertad Lamarque y Eva Perón, como símbolos de un país enfrentado. Y así como se cose y descose una prenda, surge el relato de un ser herido en su soledad absoluta. Un ser que tiene la voz de los que sólo pueden callar y hacer silencio. Un ser de palabras y gestos pequeños que, cuando menos se espera, estallan y se vuelven enormes, como una llamarada vital que todo lo consume.
Una suerte de leyenda urbana, nutrida por los chismes y murmullos que van escondidos de oído en oído por cocinas, despensas y peluquerías, atravesando la historia artística, pública y privada de sus personajes, así como la de las últimas décadas de nuestro país.


“Nada Del Amor Me Produce Envidia” de Santiago Loza, es la propuesta que Alejandro Tantanian nos muestra con sutiles detalles. En un dispositivo minimalista, que sólo es un signo del personaje que lo habita, Alejandro Tantanian va metiéndonos en el mundo de esta voz que sólo observa los detalles; es un ser que es como que está y no está a la vez.

La actriz Soledad Silveyra es la responsable de ponerle cuerpo, espíritu  y mucha energía a esta voz, una voz que habita el espacio vacío donde pertenece este personaje; un ser que se describe como: los que acatan, los que están y a la vez no están, los que fueron y no encuentran las cosas y deambulan como no gente, los que piensan en la soledad ajena, los que no tienen envidia del amor. Un personaje observador que con mucha pasión nos comparte su mundo.

“Nada Del Amor Me Produce Envidia” tiene un dispositivo visual que encajona a esta voz en un vacío, la arrincona en un espacio que ella dice pertenecer, que es suyo,  pero que nunca más podrá estar. Un espacio que fue testigo y cómplice de un encuentro, qué sólo fue un detalle que detonó el poder de decidir. Poder que ella, el "Yo soy los detalles", desencadenó sus impulsos, sus miedos, sus locuras y su ser.


“Nada Del Amor Me Produce Envidia” es una propuesta para disfrutarla y no sólo crear una analogía política, sino una reflexión sobre: el poder, la situación actual, aquello que habla de la soledad ajena; en fin sobre todo eso y mucho más.

“Nada Del Amor Me Produce Envidia” está los lunes a las 20:30, en el teatro Maipo, calle Esmeralda 443, reservas al 5352-8384





LAS BRIDAS

La campana que anuncia el terror



“Una cocina de campo un siglo atrás. Tres hermanas y un padre postrado en la pieza. La necesidad de la pureza mediante el aseo y rezos. Una visita de la ciudad las invade. Algo que da vueltas pero no termina de tener nombre ni explicación. Efectos. Manifestaciones. Agujeros negros. Eso que no se ve, tiene que vencer la resistencia de los cuerpos, entrar en ellos. Y lo logra. Porque todo, lo bueno y lo malo, tiene derecho a pasar por la experiencia de la carne.”

“Las Bridas” es una propuesta escénica que utiliza los elementos del cine de “género de terror” –género que nace de los videoclubs y  blockbuster- y conjuga con los códigos del teatro “naturalista”. “Las Bridas” es un juego sin piedad.

“Las Bridas” es la obra que puede ponerte la carne de gallina, es la obra que está escrita y dirigida por Julieta De Simone y se estrenó la temporada 2013. “Las Bridas” tiene todos esos elementos peculiares que pueden causar: asombro, escalofríos, aire frío, miedo y ternura.

“Las Bridas” tiene un vestuario visualmente exquisito pero a la vez está expuesta como si fuera simple; el diseño de las luces está de acorde con toda esa manifestación que exige el género y complementa el mundo creado; la escenografía es equilibrada y está de acorde a la época, además juega muy bien con las características de los personajes. La música es el encanto sutil que resume el mundo de la obra.


En “Las Bridas” las actuaciones tienen mucha energía, están en constante presencia escénica, son actrices con mucha atención y percepción a lo que sucede. Hay que aplaudir el trabajo de cada una de ellas sin olvidarnos del actor que hace de padre.

Para pasar un buen momento y percibir algo con una temática que es muy poco explotada en la escena porteña, puedes ir a ver “Las Bridas”, los sábados a las 21:00, en Belisario, Corrientes 1624.  Reservas por http://www.alternativateatral.com/obra23957-las-bridas.

Actúan: Antonio Bax, Débora Testi, Vanina Ferreyra, Natali Frank, Celeste Monsú, Pilar Boyle
Escenografía y vestuario: Paula Molina
Iluminación: Damián Monzón
Música original: Facundo Mazzota
Colaboración artística: Laura Fernández / Andrés Molina / Iolta Worzo
Supervisión dramatúrgica: Laura Fernández
Guía Espiritual: Iolta Worzo
Asistente Artística: Laura Mickelsen.
Dramaturgia y Dirección: Julieta De Simone

Diseño gráfico e ilustración: Ignacio Vidal, intervención sobre una imagen de Santiago Fredes.
Fotografía: Germán Gonzalez.


SHLOMO

Una de extranjeros


"Acá el barrio está lleno de extraterrestres. Digo, los chinos, los rusos, los turcos. Todos extraterrestres disfrazados. Son buenos tipos, los tenés que saber llevar nomás. Yo una vez me hice amigo de uno; era callado y siempre andaba con una botellita, no era agua, no era el vodka. Después, como todos, desapareció." Vecino de Once.

Un extraño de aspecto ruso apareció en el departamento de José. La comunicación es imposible para éste y su pequeño espacio ya no es el mismo. Mientras que su compañera de vivienda parece relacionarse con el extraño sin problemas, la visita de un viejo amigo obliga a José a accionar. El espacio se llena y ahora José es el extraño. Entre paranormales sospechas y melodías brasileñas surgen las soluciones radicales.

“Shlomo”, escrita y dirigida por Juan Francisco Dasso, es un juego de lenguajes, idiomas y códigos en 
una historia muy tentadora y singular. En “Shlomo” habitan personajes incomprendidos por el idioma, donde parece ser que el problema extrasensorial se puede resolver a través de la escucha o del diálogo. Pero la comunicación imposible entre humanos suscita una situación incómoda y paranormal. 





“Shlomo” se manifiesta en un espacio donde lo real y la convención teatral conjugan en la impronta que produce el sistema de producción de la escena porteña independiente rebautizada off. Es decir, que el espacio de la sala  es usado como convención teatral para formar parte de la escenografía. Ese espacio, donde habitan estos maravillosos personajes, lo sentí ajeno a ellos, como si no perteneciesen ahí; pero, por el tipo de historia que trata la obra, como también la crítica que tiene hacia el vínculo entre porteños y los extranjeros, viene muy bien esa carencia de pertenecer al lugar.

“Shlomo” tiene personajes que están en la delgada línea de la caricatura y lo verosímil, o si se prefiere: el código de la actuación está entre la parodia y la "organicidad contemporánea". Sea cual fuese la forma de describir, están muy bien logradas por Juan Tupac Soler, Carlos Martín Fernández, Sebastián Petrola y Paula Banfi.

Para pasar un buen rato y dejarse llevar “Shlomo” está los viernes a las 22:30e, Machado Teatro, calle Antonio Machado 617; reservas al 4982-4922.