8 nov. 2008

... EN MEDIO DE LA NADA


“Todo se desmorona salvo este dolor”

“Todo se demorona salvo este dolor” cuenta la historia de dos personas, ambas llamadas Marcelo, quienes llegan al campo buscando a Richard. Uno de esos Marcelo debe entregar a Richard algo que le pertenece y poder librarse de aquello; pero los dos Marcelos sólo encuentran a una mujer, que tiene un bebé sordo cuya edad se desconoce; esa mujer es sugestiva, tiene deseos de escapar del campo abierto que significa su encierro.


“Todo se demorona salvo este dolor” relata sensaciones de deseos, de urgencias, de necesidades, de la complejidad del ser humano, esa complejidad de ser idénticos y diferentes a la vez; esa complejidad de enamorarse y desmoronarse por concretar de mala manera un deseo, o por no concretarlo.


“Todo se demorona salvo este dolor” relata a una Mujer que está hastiada del campo, pero sobre todo está hastiada de cómo ha llevado su vida; esa mujer sugerente, con los deseos a “flor de piel” está muy bien construida por Carolina Martín Ferro.


Uno de los Marcelos, es aquel que está ausente de la verdadera situación, está ausente como un poeta que improvisa o piensa en algo, en esa ausencia está la presencia de lo que representa como individuo, ese complejo Marcelo está creado de manera sutil por Hernán Oviedo.


El otro Marcelo, un personajes con mucha destreza, de acciones internas, quien está en constante movimiento, no puede quedarse quieto un instante, está emocionado ya que fue él quien generó esta búsqueda de Richard para entregarle algo muy importante; pero, se da cuenta que Richard no regresará, que su compañero Marcelo se está enamorando, que esa mujer será la perdición de ellos dos. El otro Marcelo, él que da cuenta del dolor, magnificamente está trabajado por Gonzalo Martinez.


“Todo se demorona salvo este dolor” es una excelente propuesta escrita y dirigida por Matías Feldman, que realmente es un exquisito trabajo para disfrutarlo; está los viernes a las 21:00 en el Espacio Callejón (Humahuaca 3759).

2 nov. 2008

ENERGIA A PURO SUDOR Y ENTREGA


“Pura Cepa”

La brillante, delirante y excelente propuesta denominada “Pura Cepa”, es un trabajo que realmente uno agradece como público, y ser ese alguien que especta en todo momento y con todos los sentidos. “Pura Cepa” es un espectáculo que busca un público perceptivo, atento, relajado y dispuesto a recibir toda la energía, la entrega y la fuerza de sus excelentes intérpretes. “Pura Cepa” es la creación colectiva que dirige Ana Frenkel.


Creación perceptiva que todos los involucrados ponen el cuerpo; los que sudan los menciono por orden alfabético con algunas de las características de sus interpretaciones:


Por una parte: Carolina Borca, muy audaz; Daniela Bragone, cuyo personaje inspira ternura y ensoñación; Aldana Cal, expresiva; Lucas Cánepa, excelente control del cuerpo y de la interpretación; Matías De Padova, construye desde movimientos muy bien controlados; Aline Dibarboure, quien dibuja a alguien para enamorar; Julia Frenkel, alguien violento y de mucha pasión; Verónica Hassan, increíble trabajo de cuerpo, de ironía y de humor; Ana Carolina Lestard, la seducción, el rechazo y el magnífico control humano (des) hecho desde el cuerpo; Facundo Nuñez, un excelente bailarín con mucha sensibilidad; Hernán Paulos, la seducción, la exageración de ella hecho hombre y que pone el cuerpo sin miedo a nada; Diego Rosental de mucha presencia, buen baterista y bailarín; Marisa Taboadela, mujer fatal de presencia fuerte y de una abundante caballera; Mariana Vidal, quien erotiza y posee una maravillosa voz; Débora Zanolli, genial y violenta.


Por otra parte: la iluminación y la música son los complementos que realmente el espectador siente estar ante la presencia de un lujo, algún placer, o de ese detalle de un espectáculo que realmente asombra por lo que es, que no lo sobra nada como tampoco le falta.


Se agradece el sudor y la entrega a todos los involucrados.


Para espectarlo y dejarse llevar está los sábados a las 23:00; en el Espacio Callejón (Humahuaca 3759)

LA TERRIBLE ESPERA... DESESPERA


“La China o lo que quedó de ella...”

“La China o lo que quedó de ella...” es una obra que está dirigida y realmente muy bien interpretada por Adrián Canda y Nicolás Besasso; sin olvidarme del excelente apoyo como actor, y “hombre multifuncional” de la parte técnica Emilio Ayluk.


Desde la violencia hasta el compromiso de estar siempre en constante presencia, se exhiben Paez y Sosa, personajes fuertes que están bien construidos por estos dos excelentes intérpretes, quienes profundizan la miseria del ser humano desde el exterior, y demasiada calentura en el interior; pero, muchos de aquellos deseos de los personajes son llevados a la acción, una acción que pone y propone mucho el cuerpo y el coraje, desnudando la espera desesperada que tienen por es hermosa mujer a quien la denominan “La China”; y, lo que ellos harían si la tuviesen en cuerpo presente.


Una propuesta donde conjugan y juegan códigos de actuación realistas con ciertos artificios teatrales. La propuesta no esconde los trucos, las convenciones y los efectos; es decir, manifiesta la teatralidad -realizada por Emilio Ayluk-, en el mundo de Paez y Sosa.


El mundo de Paez y Sosa nos muestra imágenes maravillosas, ideas alocadas, historias curiosas y sobre todo duda, mucha duda de la existencia de “La China”.


“La China o lo que quedó de ella...” está para verla y disfrutarla los viernes a las 21:30 en el espacio TBK (Trelles 2033, PB 1)

PERDERSE COMO INDIVIDUO


“El lugar”

“El lugar”, texto de Carlos Gorostiza, está dirigido por Helgalis y Dario Portugal Pasache. El trabajo está defendido con mucha garra e inocente entrega por Marcelo Saad, Roxy Fuentes, Pablo Capdepon, Domingo Toledo, Lorena Castello, Christian Nieves y Nicolás Fernández Garello.


Aunque los personajes son oscuros, sombríos y tiernos a la vez, hay un cierto disfrute y placer en interpretarlos por todos los mencionados; debo señalar que se destacan cada uno en su rol que interpreta y mantienen un constante humor negro.


Desde la propuesta espacial indeterminado, los personajes van construyendo su historia, sus deseos y sobre todo, las ambiciones que realmente tienen y quieren “cueste lo que cueste”; perdón, “cueste a quien le cueste”.


Nadie sabe donde están, pero asumen que tienen que estar ahí, como un mandato; nadie sabe quien es realmente la otra persona; ni ellos mismos se pueden definir con un nombre, o una identidad, o una foto, o una anécdota, o simplemente como individuos por medio de un saludo amistoso y cordial.


Este buen trabajo uno lo encuentra los sábados a las 21:00 en Teatro Estudio Fuera de Foco (Nogoyá 3169)

CADA QUIEN CARGA SU MADERA


“Hombres y cosas”

Un hombre despechado y abandonado, quien para mantener la presencia de un amor, decide cargar algunas maderas y tenerlas junto a su corazón; su hermano, quien en un principio lo toma en broma y burla, acepta ayudarlo en esa empresa, cargando también objetos similares; y, no falta el amigo incondicional de la familia, quien desde su propia voluntad contiene y apoya a los hermanos. Externos a la librería, el joven que sólo aparenta vender libros de su casa, de su colección; y su padre que descubre las ventas.


Desde un lugar simple, como una librería que vende libros usados, “Hombres y cosas” invita a trasladarnos a diferentes lugares, espacios y situaciones que está en el imaginario del espectador.


“Hombres y cosas” cuenta desde cinco actores, la paciencia, el amor, el compañerismo y el mundo masculino envueltos en las diferentes situaciones y edades de la vida; también, comenta como sobrellevamos por siempre nuestras cargas, los miedos que nos genera y los triunfos que nos forja. Un linda obra cuyo texto y dirección es de Agustín Rafael Martínez.


“Hombres y cosas” está los jueves a las 21:30 en el teatro El Fino (Paraná 673)