9 sept. 2008

ALGO DE PIZARNIK DESDE MOLINA



“Esa que no eres”

Al entrar a la sala, uno se encuentra con un ámbito que incita a visitar el interior de una persona o de uno mismo y encontrarse con sus demonios. La puesta retoma a Pizarnik con un mecanismo tenue, donde el doble siempre está presente; y, realiza un “cuentito” -una historia- para dar un sentido o un hilo conductor a esos intertextos. Bajo esta propuesta, es paradójico que estos dos elementos sean la mayor virtud y a la vez el mayor error.
¿Por qué paradoja? Como siempre, para mí el problema surge en la dramaturgia de querer construir una historia, con una construcción dramática donde todo debe estar justificado desde la historia, desde “el cuentito”, o, con una organización estructural clásica de texto dramático que quiere dar un sentido. Pregunto ¿por qué no hacer dramaturgia poética? Ya que la fuerza de la propuesta –y de las intérpretes- está en lo que Pizarnik les provocó y les convocó.

Con el “mecanismo tenue” me refiero a la construcción de un especaio en penumbra, dónde la iluminación propone siempre una ruptura del ser humano, donde se encuentra con su doble. También la composición de las imágenes están muy bien hechas. La propuesta de espacio virtual es muy clara y está bien construida. No existe ruptura entre el espacio y los personajes, ya que el ambiente propuesto está cerrado y los pocos espacios de supuesto respiro están en la imaginación del espectador.

El tránsito que tienen las actrices para desenvolverse en el ámbito, en las diferentes situaciones y en los personajes, y, poder desarollar esa ruptura y ese encuentro con el doble es para agradecerles como espectador por la experiencia. La interpretación de Lucía Urriaga tiene mucha fuerza y energía, hasta se podría decir que se desborda de la situación. Ambas actrices, Valeria Tercia y Lucía Urriaga están muy bien conducidas por el director Mauro Molina, quien supo saber explotar las flaquezas y fortalezas de ellas para que se geste uno de los encuentros entre Pizarnik y el espectador.

Si les gusta el buen teatro y las interpretaciones con fuerza, vayan a verla al teatro: “La otra Orilla” (urquiza 124) los viernes a las 22:30... pero, si les encanta Pizarnik...

1 comentario:

Sr. Plop!! dijo...

...pero, si les encanta Pizarnik...y entienden su poética, su mundo, su naturaleza y la magnifica puesta de y estructura dramática que plantea Mauro Molina y las memorables actuaciones de Valeria Tercia y Lucia Usurriaga: Esta obra es indispensable.
Joaquín Baldín