6 oct. 2010

EL PASADO


APARIENCIA Y REALIDAD


Por: SATINE


EL PASADO es el primer texto de Sánchez que toma contacto con el mundo de la burguesía y atraviesa el tema del amor ilegítimo en el seno de una familia de fuerte poder económico. En la trama, el accionar de la madre desencadena la tragedia que irremediablemente desvanecerá moralmente el universo de una familia acomodada.

En la puesta de Julieta De Simone los personajes masculinos son transformados en femeninos haciendo visible una familia matriarcal en donde las normas impuestas por los hombres –ausentes, en este caso- son asumidas y llevadas a la acción por las mujeres.


La obra pone de manifiesto cómo los preceptos morales, los valores y conductas de cuatro mujeres vinculadas por un lazo sanguíneo, son puestos en duda; y a la vez que se cuestiona esa base aparentemente sólida que rige sus principios de clase, se evidencia la distorsión de un presente que se construye sobre la infortunada elección de un pasado bochornoso. La interacción entre ellas se articula a partir de lo no dicho; lo que se refleja en el andar de los cuerpos, que magistralmente sostienen el peso de lo inconfesable y el temor que les produce el escándalo social.


La elección y disposición de los objetos que consolidan ésta singular puesta realista, configuran desde el detalle exhaustivo, una propuesta espacial muy interesante. Los personajes se esfuerzan por mantener el prestigio y fortalecer la apariencia legitimada por su condición de clase e intentan ocultar detrás de sus pertenecías, el estado de decadencia en el que se encuentran y el desvanecimiento de su moral. Hacia la última escena se torna insostenible seguir encubriendo la verdad y resulta imprescindible quitar el velo, mirar de frente a la realidad y aceptar la repercusión de ese oscuro secreto.



Florencio Sánchez nos proporciona un lenguaje muy cuidado, preciso, refinado y culto que está en consonancia con el ambiente burgués logrado en escena; se corresponde con el estatus social y con la intención de demostrar cierta superioridad fundada en los privilegios de clase. Pareciera que a través de la adjetivación y de la construcción de frases, las palabras refieren las pasiones manteniendo una distancia prudente. Como si éstas no se quisieran impregnar de esa bajeza e ilegalidad de la que tienen que dar cuenta.



Las actuaciones están muy bien logradas; se entrelazan en una totalidad orgánica que se contempla en lo visible así como también se percibe en las acciones internas de cada personaje. Es interesante ver cómo los cuerpos, en constante tensión, se trasladan en el espacio mediante movimientos frenéticos, representando el impacto que produce el choque con ese límite que fue atravesado de manera irremediable. La propuesta del director incluye poner a la vista del espectador el cambio de vestuario y el estado de las actrices fuera de escena, invitándolo a ser testigo de la “transformación” que experimentan al aceptar que les suceda lo que el texto propone.

“El Pasado” está los viernes de septiembre, octubre, noviembre y diciembre a las 21. Apacheta Sala Estudio, Pasco 623.

Actúan

Roberta Blázquez Caló

Luciana Cruz

Mercedes Torre

Sabrina Zelaschi

Ficha Técnica

Diseño de iluminación: Leandro Crocco

Diseño y realización de vestuario: Lara Sol Gaudini

Diseño y realización de escenografía: Paula Molina

Diseño sonoro: Christian Silvosa

Producción: La Compañía Filodramática

Dirección: Julieta de Simone



No hay comentarios: