22 feb. 2009

Del libro a la escena, el eterno dilema


Los 7 locos


Kevin Quitapenas


La propuesta escénica de Omar Aita, fundada en el libro de Roberto Arlt (que de por si tiene una excelente narrativa) la encontré creada en base a ciertos principios estéticos de los cuáles, según mi humilde criterio, el propio director no pudo escapar después.


Comenzando con un fidedigno respeto literario a la obra escrita de Arlt. Donde los personajes que vemos tridimensionalmente en escena, hacen, dicen, muestran exactamente aquello que leemos con personajes en las páginas escritas. Si bien este es un proceso lógico, siento que disfruté mucho la obra, solamente porque disfruto mucho leyendo a Roberto Arlt.


Solamente al final, con el disparo en cámara lenta y la imagen en su composición general, sentí que se creaba algo nuevo, a partir de la obra de Arlt. Como una lectura que nos lleva de un lenguaje literario a otro teatral.


Las actuaciones, en su mayoría, me parecieron sólidas y muy bien construidas: El Astrólogo, Ergueta, la bizca, los hermanos Espila, el buscador de oro, por poner ejemplos, me hicieron revivir el texto y la poética de Arlt. Pero asimismo, algunas actuaciones me parecieron menos convincentes que otras. Asumo que manejando tantos personajes en escena, es difícil llegar a unificar los niveles y las presencias que cada actor puede aportar al trabajo.


Pero eso sentí, un desnivel, algunos necesitan todavía crecer mucho más, incluyendo a nuestro querido Erdosain que tenía momentos dignos de ser recordados y rescatados, pero que todavía lo sentía algo perdido en el juego escénico y en la forma y soltura con la que encaraban los textos otros actores, como el astrólogo (Julio Ordano), por ejemplo.


Pero eso sí, se nota el trabajo, la pulcritud en el manejo del espacio y las imágenes que te transportaban de una escena a otra con naturalidad y sin necesidad de grandes efectos, un juego de luces sencillo pero eficiente y una música que me hubiese gustado, sea: o solamente diegética (que la vemos surgir de algún lugar en la narrativa) o solamente extra-diegética (que surge de los parlantes que nos rodean como espectadores).


Creo que la obra literaria de Roberto Arlt es un reto para cualquiera y este particular elenco, con Omar Aita a la cabeza, se defiende con gallardía y se arriesga, eso es lo más importante: se arriesga. Y algo importante y rescatable: ves la obra y te dan ganas de leer el libro (aunque sea por tercera vez).


Los 7 locos, puede ser vistos y escuchados en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Godini, los viernes a las 21:00, los sábados a las 20:00 y los domingos a las 21:00.


No hay comentarios: