12 abr. 2009

EL VIAJE A NINGUNA PARTE


ROMÁNTICAMENTE TEATRAL

Juanita, también actriz, es una mujer fuerte y avanzada para la época con un mundo imaginario muy fuerte que se hace presente en recuerdos de películas que ha amado desde pequeña y será el nexo con las pinceladas cinematográficas que aparezcan a lo largo de la obra.

Carlitos Piñeyro es hijo de Carlos Galván y, a pesar de no tener vocación ni interés por la actuación, terminará sumándose en reemplazo de Maldonado que los ha abandonado, "porque a la compañía le falta uno".

Los tres inician un viaje en el que nacen y mueren amores, hay separaciones dolorosas y encuentros felices, el trabajo se entremezcla con el amor, los problemas económicos con los familiares y el hambre con el triunfo soñado.>


Desde el programa de mano, nos advierten como vamos a observar “El viaje a ninguna parte”, es una propuesta romántica sobre la gente de teatro y los soñadores, bajo la dirección de Anabella Blanco y Mariano Niemand.


“El viaje a ninguna parte” (1986) la película de Fernando Fernán Gómez es la base principal para este trabajo, que consta de muy buena producción, con mucha imaginación y sobre todo con muchos juegos teatrales.


Nicolás Maiques, Alfredo Castellani y Anabella Blanco nos presentan personajes románticos, pintorescos y caricaturescos. Donde cada intervención de uno de esos personajes está delicadamente teñida por momentos especiales y ensoñadores. Donde la magia se produce frente a los ojos del público. Creando situaciones bien logradas, bien imitadas y hasta transparentes en el espíritu del personaje.


“El viaje a ninguna parte” está los domingos a las 19:00 en Belisario Club de Cultura, Av. Corrientes 1624, teléfono:4373-3465.

No hay comentarios: