12 abr. 2009

SANGRE


LAS IMÁGENES HABLAN

Macabra Parodia Trágica de Una Muerte Erótica. Versión libre del Otelo de William Shakespeare. "Sangre..." nos cuenta un Yago que, partiendo del final del original donde se da la orden de que sea apresado y torturado sin que ello tenga resolución dramática, vive en un nosocomio donde está confinado. La tragedia doméstica se halla intacta: Desdémona elige a Otelo por sobre su padre y éste es guiado por Yago a asesinar a su esposa presa de los celos. Pero no es sólo eso lo que la dirección del espectáculo pretende contar. Vemos a una mujer, Desdémona, entre los dos hombres de su vida. Elije al hombre por sobre el padre y éste muere antes de que pueda reparar el vínculo resquebrajado. En esa dualidad de sentimientos y profunda angustia se mueve en un mundo de hombres donde ella es el objeto de deseo a la vez que el objeto de la trama que Yago teje magistralmente. En una estética de imagen y de corte cinematográfico donde cuadro a cuadro se cuenta el relato, vemos a Desdémona, a Emilia, a Estela (la amante de Brabancio) perecer una a una en manos de Yago o por inducción de éste. Todas mueren menos Blanca, la querida de Cassio quien luego de ser torturada ferozmente por Yago se reivindica y gana su propio lugar. El orden es otro y se logra en manos de una superviviente.

“Sangre” propone muchas lecturas, situaciones y violencias controladas, desde volver a la tragedia de Shakespeare en una propuesta de mafia Italiana, violaciones en escenas y cometidos sucios de poesía escénica donde la naturaleza se presenta en los actores de manera metafísica, hasta imágenes fijas y construidas en escena.



Tal vez el espacio, pese a que es un muy buen lugar para realizar teatro, no sea para este tipo de propuesta, donde hay más de diez actores, donde el público está muy cerca de la trasescena y se escucha ciertos movimientos y ruidos que no vienen a la situación.



“Sangre” cuya dramaturgia pertenece a Osvaldo Pelufo y Laura Silva; es una apuesta hacia la violencia teatral hecha en escena, desde las imágenes, la inicial y la final, nos comenta que es una historia muy circular y que todo lo que veremos ya paso, que no está sucediendo, sino vamos a re-encontrarnos con lo sucedidos pero desde la locura de un Yago que sangra.



“Sangre” una propuesta lúcida y de ensoñamiento a la vez de imágenes está los viernes a las 21:00 en La Carbonera, Balcarce 998, teléfono 4362-2651.

1 comentario:

Alemayor dijo...

Imperdible para los amantes del teatro independiente.
Una puesta impresionante desde lo visual, con excelentes actuaciones.
Muy interesante la versión. que parte desde el final de la tragedia original en la que Yago recuerda o alucina desde su propio infierno la historia de amor y muerte de Desdémona y Otelo