15 mar. 2009

EN EL PRESENTE ESTÁ EL FUTURO

“2035”



Transcurre un día cualquiera del año 2035. Magalí llegó hace una horas a Buenos Aires. Le hubiera gustado descansar un poco, pero se la pasó todo el tiempo discutiendo con Ana. Ahora las dos están hartas y Máximo da vueltas a las manzana con tal de no estar ahí. Ella, en cambio, hace tiempo en una confitería y tiene ilusiones”


Elisa Carricajo nos muestra una obra que sucede en un futuro algo cercano. “2035” es una puesta en escena convencional, con códigos de actuación que provienen del movimiento Naturalista, y a la manera de un teatro porteño; y, tiene rasgos de dramaturgia de principio, nudo y desenlace, resuelto por cuatro personajes en situaciones cotidianas y comunes que uno puede encontrar en el orden del día. ¿No cambian los problemas de relación en el futuro?


Desde un principio la dramaturgia de la obra tiene problemas de profundidad, ya que nos deja picando para conocer mucho más el mundo de “2035”, de la obra en si misma; pareciese que el mismo creador decide cohibir a su creación, y está en un momento muy superfluo; es decir, no hay nada especial a nivel de la dramaturgia y el mundo de ella, para que se haya instaurado en un espacio y tiempo no tan convencional.


Todavía la puesta en escena está naciendo, tal vez le falta un poco más de tiempo y de ajustes, ya que las relaciones, los vínculos de los actores y personajes están bien trabajados; exceptuando por ciertos detalles y errores que parten desde la misma propuesta del código “Si yo fuera...”; un ejemplo, la persona que está embarazada, realmente se puede mover y levantar con mucha más agilidad; los silencios sólo eran estados que los actores debían llegar sin transitarlas, es decir que no sucedia el encuentro con los silencioa incómodos, sino que los producían porque había que hacerlo.


“Dos mil treinta y cinco” de Elisa Carricajo está los jueves a las 21:00 en “Abasto Social Club”, Humahuaca 3649, teléfono 4862-7205

No hay comentarios: