21 mar. 2009

¿TOCARSE O MASTURBARSE?


“Lucy toca fondo...

de tanto tocarse...”

“ (...) cuenta las experiencias de nuestra heroína Lucy, una ayudante de mago. Desde la más tierna infancia y como si las edades se sucedieran al igual que las estaciones de tren, nuestro personaje confiesa todas las habilidades que supo desarrollar a lo largo de su vida para ocultar un vicio incontrolable, que se convirtió en su cábala antes de salir a escena. Sigue siendo hoy su secreto más íntimo…”



Según la autora Patricia Camponovo menciona al respecto de su obra: “Lucy es un personaje inventado y su historia de vida también pero tiene ciertas conductas con las que me identifico. Me llama la atención cómo la masturbación femenina sigue siendo un tema delicado, casi tabú, incluso en círculos de amistades femeninas… como si causara vergüenza o simplemente no pudiera hablarse de ello con naturalidad. Esta obra está dedicada a todas aquellas mujeres que de diferentes formas tienen que ocultar diariamente su verdadera esencia y fingir lo que no son, sólo por una cuestión sociocultural o de prejuicios.”



“Lucy toca fondo... de tanto tocarse...” sigue con la concepción de la autora, que para mucho es algo muy normal y corriente, pero la sociedad lo clasifica como una enfermedad. Pero; en cuanto se refiere a la puesta en escena, al texto espectacular y la propuesta en sí misma como obra, puedo mencionar que realmente hay textos, situaciones mucho más explotables, que fueron cohibidos, fueron fingidos, hasta fueron rozado con suave ligeresa.



“Lucy toca fondo... de tanto tocarse...” busca explotar situaciones de clisé, donde no hay un nuevo aporte, salvo desde la valentía de encontrarse con el público desde el monólogo. “Lucy toca fondo... de tanto tocarse...” es una obra donde “el aquí y el ahora” por la propuesta desde el humor, tiene que ser de mucha sensibilidad, sin miedo, ni cohibiciones; pero me parece que la autora e intérprete se metió en su propia trampa. Repito, es un texto muy bueno y explotable pero la interpretación es muy insegura, muy homogénea, no hay matices, no hay un juego en serio; toda la interpretación está dibujada de manera superflua y sin compromiso.



“Lucy toca fondo... de tanto tocarse...” está todos los jueves a las 22:00 en el teatro “El Picolino”, Fitz Roy 2056, teléfono 4779-0353

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola, yo no soy critico, pero queria hacer un comentario, fui a ver la obra, no me parecio mala, es graciosa, esta bien actuada, lo que me disgusto un tanto fue que dura muy poco, y sobre todo en relacion con el precio por ser un unipersonal, 30 pesos, con los que podes ir al cine y comprar algo de comida rapida. saludos. aguante el teatro independiente, buen arte